lunes, 6 de diciembre de 2021

día 4343 de esclavitud, castrado permanentemente

el Dueño tiene una casa que no usa en un pueblo a 20 minutos de madrid. hoy le ha dicho al objeto que mañana mismo podría ir y desaparecería del mundo, que lo encerraría allí y que viviría sin ver a nadie, aislado y sometido al Dueño, encerrado y dedicado a lo que el Dueño quiere, que lea o escriba. en una casa en un piso bajo, con barrotes en las ventanas. por ahora, y debido a situaciones familiares el Dueño no podría vivir allí permanentemente, pero sí podría hacerlo el objeto, desde mañana mismo. el objeto estaría encadenado permanentemente, llevando mordaza y botas, y por supuesto, la jaula. no tendría que hablar con nadie y viviría aislado. la pregunta es obvia ¿por qué no lo hace el objeto? por la misma razón por la que el Dueño no podría vivir con el objeto, porque esto tiene una serie de compromisos que debe responder, y porque la vida real no es una película porno y hay que hacer las cosas con cabeza, eso al menos dice el Dueño. sin embargo los condicionantes van haciéndose cada vez menos importantes, y va cobrando fuerza una realidad, que es más dura que todo eso. debido a su entrenamiento, al objeto se le está haciendo cada vez más duro vivir entre los humanos. pronto llegará un punto en que será incapaz de hacerlo. entonces será el momento de dar el salto y ser encerrado. el objeto no tiene derecho a pedir, pero ha puesto algo bajo las botas del Dueño. cuando ese salto se dé, que se dará, el objeto necesitará cortar absolutamente con todo, de forma que sólo aparezca ante otros humanos que no sean el Dueño encapuchado, sin rostro y sin habla: un mero objeto. no es algo que el objeto pueda decidir, pero intuye que es algo que el Dueño desea igualmente. tras ese salto el único modo de interacción que tendrá el objeto será el ordenador. el Dueño lo controlará mediante cámaras las 24 horas y no hablará con nadie, lo que significa que no hablará porque delante del Dueño sólo es posible el silencio, y más estando permanentemente amordazado. esto es consciente de que es una vida que a muchos les repugnará o les resultará muy dura, pero el Dueño ha enseñado al objeto que es la única vida posible para esto. no es humano, no puede esperar nada de los humanos, y cualquier atisbo de humanidad que queda en el objeto sólo existe para que pueda simular ser uno de ellos en el trabajo, en la tienda, con algunos conocidos que quedan, y poco más. cuando viva en esa casa ya ni eso será necesario.

sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega.

1 comentario:

Unknown dijo...

Gracias por responder a mi pregunta mediante este texto