sábado, 5 de diciembre de 2020

día 3978 de esclavitud, castrado permanentemente

 al objeto le parece increíble que esté llevando el blog al día. no recuerda la última vez que eso pasó. es plenamente consciente de que eso es un problema y una falta, un pecado más bien, contra el Dueño, porque el blog es una herramienta de control, de seguimiento, de sumisión. no es sólo que sea el vehículo de comunicación entre Dueño y objeto sino que es un ejercicio diario del objeto de introspección y de buscar y encontrar la sumisión, de reengancharse con la esclavitud que da sentido a su existencia. cuando no escribe en el blog el ego, los restos que quedan del ego, aprovechan para hacerle alejarse de lo realmente importante. y entonces aparece el sufrimiento que viene aparejado olvidar que es un objeto.
el objeto ya tiene una nueva obsesión. desde que el Dueño dijo que no iba a permitir que llevara nada más que el cuero de las botas y que el latex sería su piel natural, esto no ha dejado de ver fotos por internet, de perfiles de rubbermen, la mayoría en modo gimp, es decir, encapuchados, despersonalizados, deshumanizados. a veces envía esas fotos al Dueño a través del chat para expresar lo que siente en su interior. hoy además Dueño y objeto han hablado de la posibilidad de permanecer sin rostro la mayor cantidad de tiempo posible y el Dueño ha dicho que eso será así. desde luego visto ahora eso parece imposible, pero también parecía imposible que llevara botas todo el tiempo o que no se quitara la jaula nunca. de hecho en estos días el objeto hace cuatro meses que no se quita la jaula para nada. la lleva 24/7, mañana, tarde y noche. duerme con ella, come con ella y trabaja con ella. ha conseguido lavarse sin tener la necesidad de quitársela y como no necesita el apéndice para nada, no hay razón ninguna para quitarla, ni siquiera un segundo. cuando el objeto comenzó el camino de la castidad nunca pensó que eso fuera posible, no por una cuestión de deseo o excitación sexual sino porque al no estar circuncidado, pensó que tendría que quitársela por razones de higiene. la realidad ha demostrado que no es necesario.
otro ejemplo fue la mordaza. al principio, cumplía su finalidad, la de hacer callar al objeto. sin embargo cuando la obediencia aumento y un simple deseo del Dueño se convertía en ley, era innecesaria. aún así el Dueño se la ponía porque le excitaba. y ahora ha llegado el punto en el que el Dueño no quiere ver la boca del objeto, porque lo que su función principal es esa. y el objeto sabe que estará amordazado en presencia del Dueño siempre. la boca es necesaria para comer, o beber, lavarse los dientes, etc. pero no hay ninguna razón para hacer eso en presencia del Dueño. son funciones que de hecho deben hacerse a escondidas y que deben ocupar el menor tiempo posible. el resto del día la boca del objeto debe estar oculta al Dueño.
estos dos ejemplos muestran que lo que, inicialmente es algo imposible, de puede convertir en una realidad. sólo es necesario voluntad y entrenamiento. de la primera el Dueño tiene de sobra, la segunda es la vida del objeto. efectivamente su existencia no es más que un entrenamiento permanente para satisfacer al Dueño y hacer realidad sus deseos.
sumisión en silencio, castidad y obediencia ciega

No hay comentarios: